Como los pasteles de su abuelo, la trayectoria de Sisón Pujol se ha horneado con curiosidad, empatía y trabajo duro. Tres ingredientes que la han convertido en un referente en el mundo del diseño.

«No puedes parar», nos dice. Y es verdad: Sisón no para. Desde los días infantiles en que veía trabajar con pasión a su padre hasta su papel de presidenta de la Asociación de Directores de Arte y Diseñadores Gráficos y fundadora y CEO de NOMON DESIGN. Cada paso que da le lleva a dar el siguiente, siempre desde un espíritu emprendedor y abierto al cambio. Y con la certeza de que el diseño es fundamental en la estrategia de cualquier negocio.

Tu abuelo era pastelero y tu padre abrió una pequeña empresa de galletas. ¿Cómo caló en ti este ambiente a la hora de decidir a lo que dedicarte?

Lo que realmente caló en mí fue su espíritu emprendedor. Mi padre fue mejor emprendedor que empresario, y no digo que no fuera un buen empresario. 

Le movía la pasión, la ilusión, las ganas de aprender y mejorar continuamente. No paraba de experimentar con nuevos productos, nuevas ideas, nuevos modelos de negocio… Era curioso y creativo. Y esto sí que tiene mucho que ver con el diseño, e influyó en mí.

Y por otro lado era un líder nato. Yo entonces no sabía qué era serlo, pero con el tiempo, me he ido dando cuenta del valor que tienen los líderes en las organizaciones.

Todo ello generó en mí un interés hacia este tipo de personas y modelos de negocio. Por eso me esfuerzo cada día para que NOMON DESIGN respire este espíritu. Y me gusta trabajar con clientes con los que comparto estos valores.

Desde que te graduaste en Diseño no has dejado de formarte. ¿Qué te llevas de todos esos peldaños de aprendizaje?

«Soy el hombre vivo más sabio, porque sé que no sé nada», decía Sócrates.

Yo añadiría que cuanto más sé, más me doy cuenta de lo poco que sé y lo mucho que me queda por aprender. Este es el tema: no puedes parar. Porque cada vez que subes un peldaño se abre un nuevo horizonte.

¿Qué me llevo? TODO.  Lo que soy, y la ilusión que me genera la certeza de que hay todavía tanto por aprender. Tantas personas de las que aprender…

Es un lujo sentir que la vida se te queda corta. Es una manera de vivir en lo profesional y en lo personal.

¿Cómo ha evolucionado la formación de diseño en España?

Creo que ha evolucionado positivamente. Hay más alternativas, más medios y mejores profesionales. Hay más conocimiento de lo que hacemos y se le da más valor. 

El problema lo veo más en la formación y en la educación en general desde las edades más tempranas. La veo muy floja.  

Tu trayectoria es una sucesión de proyectos nuevos, primero como freelancer y después con Sisón Studio, Nomon, Flight Tab… ¿Qué te ha dado emprender, que no da el trabajar para otros?

O estaba escrito o es fruto de una serie de casualidades. Llamémosle como queramos. Oportunidades aprovechadas. De hecho, yo empecé a trabajar en Suiza en una multinacional farmacéutica. De vuelta a Barcelona me incorporé en el estudio de unos diseñadores industriales, y fue allí donde entré en contacto con mis primeros clientes. Pronto di el paso a trabajar como freelancer. Realmente no puedo decir que fueran decisiones muy meditadas o planificadas. 

Yo me he sentido a gusto trabajando en equipo dentro de una organización y, también, me gusta trabajar con más autonomía. Lo que me encaja menos es trabajar sola. Soy de trabajar en equipo.

Creo que tanto emprender como trabajar para otros te da buenos aprendizajes. No creo que una cosa sea mejor que la otra, puede depender de tu personalidad o de tu momento vital. 

Lo importante es estar abierto al cambio. Sin miedos. Buscando ese aprendizaje y evolución permanentes.

¿Qué te ha enseñado el trabajar con pymes? 

En las pymes los profesionales necesitan ser mujeres u hombres orquesta. Hay que saber un poco de todo. Y empatizar mucho. 

Trabajar con este perfil de profesionales me ha enseñado a tener la mente bien abierta, a tener en cuenta todos los ángulos posibles, a valorar cada detalle y cada parte del proceso. A tener en cuenta a todas y cada una de las personas que forman el equipo humano de una organización, de cualquier jerarquía, con cualquier responsabilidad.

Que la empatía es un VALOR con mayúsculas. ¡ABSOLUTAMENTE!! Y también la resiliencia.

El diseño es fundamental para cualquier empresa, pero ¿de qué manera puede impulsar a las pymes especialmente?

Dándoles ventajas competitivas. Son más pequeños y tienen menos recursos, pero pueden ser más SMART, más agiles, más ingeniosos.

Creatividad, estrategia e innovación son los tres pilares de tu propuesta de valor. ¿Cómo se interrelacionan y cómo los aplicas en tu trabajo?

Tener una buena estrategia, o al menos tener una estrategia, es básico para que el impulso que nos da la creatividad se canalice hacia la innovación.

En NOMON DESIGN iniciamos nuestros proyectos asegurándonos muy bien de cuál es nuestro objetivo. Lo validamos con el cliente las veces que haga falta, haciendo contrabriefings si es necesario.  Una vez lo tenemos claro, trazamos la estrategia, el camino.

En ese momento se inicia el proceso creativo, lo más abierto posible. En diferentes fases del proyecto vamos validando si estamos siguiendo el camino y si seguimos enfocados al objetivo. Si vemos que hay un nuevo camino que nos lleva mejor al objetivo y nos permite ser más disruptivos, lo tomamos. Es un proceso continuo de autoevaluación.

En un mundo en el que el individualismo prevalece, ¿por qué debemos reivindicar el asociacionismo?

No hace mucho un diseñador, socio de ADG-FAD, me decía que el problema del asociacionismo es que ya no tenemos un gran enemigo común a batir, como podíamos tener en los años de las dictaduras y de la falta de libertades. 

Yo creo que no es así, lo que pasa es que no somos capaces de ver a los enemigos comunes de hoy en día. La precariedad laboral y salarial y la falta de expectativas para los jóvenes me parecen motivos de mucho peso para que nos unamos y luchemos juntos. Solo lo conseguiremos si continuamos insistiendo en el reconocimiento del valor de lo que hacemos. Y lo haremos mejor juntos.

Como presidenta de la ADG-FAD, ¿qué necesidades ves que tienen los profesionales del sector y cómo planeáis abordarlas?

Los objetivos de ADG-FAD se mantienen desde su fundación en 1961, adaptados a las circunstancias actuales: apoyar y divulgar «todo cuánto haga referencia al fomento y estudio del grafismo», a la cultura del diseño. 

Es importante trabajar para que el diseño se entienda como una parte fundamental de nuestra vida cultural y económica. Y, por lo tanto, se dignifique su ejercicio y las instituciones y empresas inviertan en diseño. De hecho, es necesario que incorporen el diseño mucho más allá del resorte estético, es decir como estrategia fundamental de la organización e ideación de sus productos y servicios. 

Esta idea genérica sirve a las necesidades de los y las profesionales: hay que generar oportunidades de trabajo (directa e indirectamente), de networking, dar visibilidad, ofrecer recursos, democratizar herramientas y conocimiento, concienciar a clientes e instituciones, fortalecer la profesión y llevar la disciplina a su máximo potencial, para resumir.

A esta tarea sumamos, y con urgencia, trabajar también desde el diseño por la transformación hacia una sociedad más «social» y sostenible. Queremos ayudar a nuestros diseñadores y diseñadoras a transformar sus proyectos y negocios, para ayudar a sus clientes a transformar los suyos hacia la sostenibilidad. Proyectos que se ajusten a sus necesidades reales y que, sobre todo, sean social y medioambientalmente beneficiosos para todos nosotros.

Hay muchas maneras de hacerlo, y estamos desarrollando diferentes actividades de la asociación que se focalizan en esos objetivos. Con charlas y talleres, es decir la puesta en común de proyectos y profesionales que ya están trabajando en esa línea. Hacer llegar su filosofía, su metodología, sus ejemplos prácticos a todos los profesionales. Democratizar el conocimiento, compartir experiencias, poner los recursos y la mentoría al alcance de todos. 

En este sentido hemos trabajado en un reciente ciclo de talleres de sostenibilidad y comunicación gráfica (materiales, acabados, procesos y presupuestos técnicos en imprenta). Charlas con Tati Guimaraes sobre diseño sostenible y packaging ecosensorial, los artículos centrados en la sostenibilidad del packaging con Ingrid Picanyol, Morillas, Pensando en Blanco, etc. 

Ahora arrancamos con toda la dimensión de la sostenibilidad digital donde tocaremos temas de diseño de webs sostenibles, servidores verdes, tips de reducción de huella de carbono en nuestras prácticas cotidianas de estudio en la gestión de la información y materiales digitales, etc. Abordaremos el tema de las certificaciones oficiales para ayudar y guiar a los estudios y agencias a autoevaluarse en términos de sostenibilidad. 

Tenemos estudios socios que ya han iniciado este camino y su conocimiento puede servir para guiar a aquellos que tienen interés. Y vendrán muchos más temas de diseño que pondremos bajo la lupa de la sostenibilidad (medioambiental, social y económica).

Los propios premios ADG Laus incorporan este 2022 la sostenibilidad como criterio transversal para evaluar los proyectos. Ya no puede ser una característica secundaria o anecdótica, debe de estar al nivel de la belleza, la funcionalidad, la consistencia y la calidad formal. Sin sostenibilidad no hay excelencia. 

Creemos que dar visibilidad a los proyectos que han pensado, desde el diseño y desde la inversión por parte del cliente, en esta dimensión deben ser los que sirvan de faro de la práctica profesional.

Y estamos trabajando para crear otros servicios fundamentales, como un espacio donde reunir todos los recursos disponibles para ejercer diseño sostenible: proveedores, materiales, mentores, guías de buenas prácticas, actividades y formación al respecto, etc. Debemos ser los facilitadores de todo aquellos que los profesionales puedan necesitar, sea algo generado directamente por la asociación o por terceros. 

Y queremos trabajar por y para los y las jóvenes: para quienes están estudiando o para quienes se inician ahora en el mundo laboral. Queremos que tengan voz, que protagonicen el ADG-FAD de hoy y del futuro. Para que tengan oportunidades de trabajo, de decisión, de organización. 

Ellos y ellas ya están redefiniendo las fronteras del diseño gráfico y la comunicación visual, debemos prestarles atención. Estamos ideando un programa anual de actividades que pondrá en el centro a los más jóvenes, pero incorporará también a escuelas, estudios y agencias. 

Para poder llevar a cabo todos nuestros propósitos, pero, hay que conseguir recursos y apoyos. Vamos lentos, pero el destino lo tenemos clarísimo.

¿Qué actividades hacéis desde ADG-FAD para promover el diseño entre las empresas?

Algunas de estas actividades se desprenden de lo que os contaba antes, al fin y al cabo, el 70 % del impacto medioambiental de un producto se puede decidir en la fase de diseño. Las empresas tienen que entender y apostar por nuestra disciplina para mejorar, adaptarse y prosperar. 

Pronto saldrán unas cápsulas de vídeo de la entrevista a Slowmov (una empresa de café) donde explican cómo la intervención del diseño consiguió fortalecer el modelo de negocio que persiguen, a través del diseño del packaging. Es un ejemplo clarísimo.

Vamos a trabajar para que los Laus recuperen el espíritu de premio compartido entre diseño y cliente. Queremos huir de la imagen endogámica y autorreferencial que tienden a tener los premios donde la creatividad juega un papel decisivo. Hay que premiar a aquellas empresas que apuestan por el buen diseño, que invierten en él y hay que darles visibilidad para que contagien a su entorno a hacer lo mismo, su competencia y su sector. 

Por otro lado, ya llevamos unos años haciendo un trabajo incansable con los concursos, para paliar las, a veces, carencias de la propia administración pública y como herramienta pedagógica para entidades y empresas. El nivel de satisfacción de quienes han visto de primera mano lo que pueden conseguir a través de encargos bien hechos (cómo llegar a la comunidad, condiciones económicas, requerimientos, briefing, perspectiva experta de profesionales externos, etc.) es altísimo. De nuevo queremos ser facilitadores de estos servicios.

Y el objetivo es trascender los concursos. Que los encargos bien hechos fluyan, que se entienda la importancia del branding, de la dirección de arte, de la comunicación visual, de la interconexión con el marketing y las estrategias de negocio, etc. 

También tenemos un pequeño proyecto arrancando que sobre todo querrá ser el puente entre sectores que se necesitan pero que, de momento, no acaban de valorarse mutuamente lo suficiente.

El diseño es motor de cambio y transformación. El diseñador tiene que generarlo, el cliente quererlo e invertir en él. Ahí en medio quiere estar ADG-FAD.

¿Qué deben tener los diseñadores de hoy para hacer su trabajo relevante?

No creo que haya cambiado lo que debe ser y tener el diseñador: atrevimiento, ilusión, sentido común, rigor, conocimiento, cultura… En todo caso, ahora se necesita más tecnificación.

Considero que actualmente al diseño gráfico ya se le reconoce la relevancia y la importancia que tiene en el desarrollo cultural, social y económico porque nos permite expresar valores, identidades y culturas. 

Además, nuestra profesión ha evolucionado liderando vanguardias, mostrándose sensible a los movimientos sociales y estando en constante adaptación a las nuevas tecnologías.

Pero aún nos queda mucho camino por recorrer mientras haya quienes no entiendan todavía que frente a momentos de crisis el diseño es un elemento estratégico

El diseño tiene la capacidad de generar ventajas competitivas y, por eso, tiene que estar integrado en los planes de negocio de las empresas porque su influencia en todos los ámbitos es determinante para el posicionamiento y el crecimiento de las compañías. Por suerte, cada vez son más las empresas que toman consciencia de ello. 

Y, ahora más que nunca, el diseño debe seguir actuando como el amplificador de la comunicación de los grandes movimientos sociales y culturales. 

También trabajas el liderazgo. ¿Qué valores deben cultivar los líderes de hoy?

Te contesto con una frase muy breve de Xavier Marcet: «liderar es crear un perímetro de confianza donde sea posible crecer haciendo crecer».

Los consumidores cada vez son más conscientes medioambiental y socialmente hablando, y exigen que las marcas se posicionen. ¿De qué manera puede apoyar el diseño a la sostenibilidad y al bienestar social? 

Creo que lo que estamos viviendo ahora es el resultado de una gran crisis global – social, medioambiental y de valores – en la que llevamos muchos años inmersos.

La aportación del diseño se basa en el trabajo y en la escucha. En la empatía. Trabajamos y trabajaremos para entender cómo evoluciona nuestra sociedad, las organizaciones y las empresas. Y en cómo el diseño será parte de esta evolución y de la respuesta. De la solución.

Desde luego el sector del diseño participará de forma activa y determinante ante este momento clave y decisivo que requiere hacer frente a grandes retos. Pero, aunque asistimos a este momento histórico con la perspectiva de que vendrán grandes cambios, las bases que sustentan a nuestro sector siguen y seguirán siendo las mismas. Valores que nos son tan propios, como la transparencia y el compromiso con nuestra sociedad y nuestro entorno, serán irrenunciables.

Los clientes siempre han estado en el centro de nuestra actividad profesional, pero ahora más que nunca debemos ayudarles a poner a sus clientes/consumidores en el centro de su negocio.

Tenemos la oportunidad de ser auténticos impulsores del cambio, ayudando a nuestros clientes a transformar sus negocios hacia la sostenibilidad, mediante proyectos honestos que se ajusten a las necesidades reales de las personas y que sean social y medioambientalmente beneficiosos para todos.

Y una curiosidad: estamos rodeados de diseño, desde los planos de metro hasta los carteles con los nombres de las calles. ¿Cuál es la ciudad más innovadora en cuanto a diseño que has visitado? 

Barcelona, jajaja.

Bueno, en el 2020 el informe Ambr Eyewear consideró a Barcelona la segunda ciudad más innovadora del mundo, por detrás de París y seguida de Lisboa. 

Me resulta difícil responder a esta pregunta. Lo que sí te puedo decir es que hay ciudades que visitaría cada año como fuente de energía e inspiración como diseñadora: New York, Londres, París, Milán, Copenhague, Lisboa, Oporto… Pero en realidad cada nuevo destino, pequeño o grande, es extraordinariamente inspirador. Grandes ciudades como Bangkok o cualquier pequeño rincón de nuestro país. Mi gran asignatura pendiente es Tokio.

Aunque en realidad el diseño más extraordinariamente innovador es la propia naturaleza. El mejor. El planeta. ¡Tenemos que cuidarlo más!

Entrevista de Silvia Nortes para Ladies, Wine & Design Murcia:
En mi currículum pone que soy licenciada en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad. En realidad, solo me gusta escribir. Y aprender, claro. Si no aprendes, se te vuelan las ideas. En mi camino en busca de la plenitud profesional he trabajado en radio, comunicación y gabinetes de prensa. Aunque lo que más me hincha el orgullo es que ‘El País’, ‘El Mundo’ y ‘Vice’, entre otros, se hayan interesado en mis ideas. Como periodista ‘freelance’ soy una profesional de la insistencia hasta que consigo que me publiquen. Escribo desde España para ‘Index on Censorship’ y estoy preparando un libro. También me sale genial el guacamole.

error: Content is protected !!